New York Cheesecake, Pecando Agusto

Ya sabéis que no soy muy de dulce, de hecho, me gusta todo lo que a la gente que le gusta el dulce de verdad no le gusta, el chocolate blanco por ejemplo, jajajaja, esto es siempre tema de discusión cuando preparo dulces, porque claro tiro de lo que me gusta a mi y ellos solo quieren chocolate normal y punto.
Pero tengo una debilidad, ya lo he dicho muchas veces por instagram, y es la auténtica tarta NY Cheseecake, esque me vuelve loca, es que me flipa, es que nunca me canso.

Probé muchísimas pero no fue hasta que descubrí a Sandra Mangas de la Receta de la Felicidad que encontré LA RECETA, y como hace mucho que nuestra sandrita está desaparecida, pues hoy os traigo este recetón con algunos de mis cambios, soy algo vaga y la mermelada la uso comprada, pero podéis usar una casera (en observaciones os dejo como hacer una vosotros).

Esta receta aviso, no es de dieta, ni lo pretende, la tomo por mi cumple y poco más, así que cuando la como, lo hago con todo su azúcar, sus grasas y sus cositas menos sanas, lo que si hago es controlar la porción. En eso consiste comer sano, en un equilibrio, sin exageraciones ni cosas raras.

NEW YORK CHESEECAKE
1 tarta de 28cm*

Ingredientes Base
400gr Galletas Digestive (Lotus o Maria)
80gr Mantequilla derretida sin sal
Ingredientes Relleno
900gr de Queso Crema (cuanto mejor calidad, más rica)
200gr de Nata para Cocinar espesa (creme Fraiche o Yogur Griego)
200gr de Azúcar
3 Huevos M
1 Lima en zumo
3Cucharadas de Harina de Trigo
1 Vaina de Vainilla
Pizca de Sal
Cobertura:
120gr de Mermelada de Frutos del Bosque de Ikea
Fruta Fresca (arándanos, frambuesas) y Hierbabuena

Paso a Paso:
1. Precalentamos el horno a 220º con calor arriba y abajo. Y encamisamos nuestro molde con papel de horno, la base y los laterales
2. Trituramos las galletas con una maza, ayudados con una bolsa, o con una turmix y cuando las tengamos como arena, añadimos la mantequilla, y debe quedar como arena mojada. La distribuiremos en nuestro molde con ayuda de una cucharada o con las manos bien limpitas, y con cuidado subiremos un poco por los bordes (así queda precioso el corte) y la llevamos al congelador mientras preparamos el relleno.
3. Para nuestro relleno, batimos el queso crema con unas varillas eléctricas o manuales, cuando este ablandado y homogéneo añadimos el azúcar, la nata espesa de cocinar (o crème fraîche o el yogur griego), las semillas de la vaína de vainilla, el zumo de lima y la harina, hasta obtener una crema suave. Poco a poco, añadimos los huevos de uno en uno, pero sin batir mucho, lo justo para que se incorporen pero NO coja mucho aire, sino la masa quedará con agujeros y será más fácil que se nos abra en el horno.
4. Ponemos nuestra mezcla de queso sobre la base de galletas que habíamos preparado previamente, yo me ayudo de mi pala para que no salpique, dejando que caiga la mezcla sobre ella y de ella a nuestra galleta. Y sobre un trapo le pegamos unos pequeños golpecitos para que salgan las burbujas de aire (ya os he comentado, que son las culpables de que nuestras tartas de queso se rajen dentro del horno)
5. Metemos nuestra tarta en el horno, más a menos en la mitad, a 220º durante los primeros 10 minutos. Luego bajamos la temperatura a 90º y seguimos horneando durante unos 35-40 minutos. (si véis que se os está tostando en exceso la parte de arriba, cubrirla con papel de plata)
6. Pasado ese tiempo si movéis la tarta notareis que tiembla como un flan, no os preocupéis debe estar así. Ahora con el horno apagado, pero cerrado, dejamos reposar la tarta al menos 4-5 horas. Y una vez pasado ese tiempo la tarta a temperatura ambiente la llevamos a la nevera para que esté muy fría (os recomiendo prepararla el día de antes)
7. Ahora solo nos faltará preparar la mermelada, o en mi caso usar la exquisita mermelada de ikea, y con cuidado cubrir toda la tarta, yo la caliento 30sg en el microondas para que sea más fácil distribuirla por toda la tarta. Y añadimos la fruta que queramos y la hierbabuena, que le da un toque bestial. Llevamos a la nevera de nuevo hasta el momento de servir y disfrutar de ella.

*Observaciones y Consejos:
1. En serio no me seáis ratas con el queso crema, si la calidad es buena, la tarta será espectacular
2. Si no os gustan las cosas con toque ácido, sustituir el zumo de lima por zumo de limón
3. A la base de galletas le podéis añadir una nueces y picarlas.
4. No seais impacientes y tratéis de desmoldar antes de tiempo, sino se os romperá
5. Y conocer vuestro horno si va muy fuerte, se os rajará. Vale más la pena tener que ponerle unos minutos más que que se parta por la mitad
6. Si queréis hacer vuestra propia mermelada es tán fácil como: Hidratar una hoja de gelatina en un vaso de agua fría durante 5 minutos. En un cazo calentar 250gr de frambuesas naturales o congeladas, añadir el zumo de 1 limón y 25gr de azúcar, y remover sin parar, rompiendo al mismo tiempo las frambuesas. A mí me encantan las pepitas, pero si no os gustan podéis colarlo ahora. Cuando la salsa esté bien caliente, y triturada a vuestro gusto, añadir la gelatina bien escurrida a esta mezcla, removiendo hasta que se disuelva completamente. y entonces la ponemos sobre nuestra tarta.
7. Yo normalmente hago una en un molde de 22cm y otra mini en uno de 10cm, así siempre tengo una para regalar y tener un detallito con alguien.

Quiero ver vuestras fotos de esta fantástica receta, os esperamos impacientes en: CosesyCosetes Recetas Ligeras Vida Sana Adelgazar  o en cualquiera de nuestras plataformas web, donde nos encanta compartir nuestras vidas:  FACEBOOKTWITTERPINTEREST INSTAGRAM  y además ahora también en Snapchat Periscope en directo, buscarme como @CosesCosetes . Os espero.

Un beso chup. Tesa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *